(Publicado en la revista «Defensa Motociclista»)

Desde siempre, y cada vez con mayor intensidad, la circulación segura de vehículos por las vías públicas ha sido dejada en manos del cuidado o la precaución, sin apenas opciones para intentar averiguar qué resultado podría obtenerse con otro enfoque basado en el rigor, la capacitación o el adiestramiento.

La seguridad vial es un sistema erosionado por el constante desgaste causado por cientos de decisiones políticas y administrativas que, arbitrariamente y sin dar ocasión a que el sistema que llamamos «seguridad vial» se prepare para recibirlas, son puestas en marcha, delegando en el cuidado y la precaución la mitigación de los riesgos objetivos generados... y si los accidentes aparecen solo suele ocurrir que se apele a la necesidad de que el ciudadano ponga más cuidado y más precaución.

Reproduzco, en imagen y en su totalidad, una pequeña entrevista por la que algunas personas me habéis preguntado en los últimos días. Está incluida dentro de un artículo más amplio escrito por Vicente Cano (@VicenteCanoF) en la revista Autobild (@Autobildspain), ejemplar de fecha 23 de marzo de 2018.

En el artículo, se habla de un dispositivo que se comercializa con el nombre de RiveMove, de la empresa RiveKids) y que nos llamó la atención por su capacidad de mejorar determinados parámetros evaluados en los ensayos de homologación de sistemas de retención infantil (SRI), tanto con sillas a favor de la marcha como con sillas a contramarcha, en impacto frontal y lateral.

El director general de la DGT, en relación con el vehículo eléctrico, ha realizado unas declaraciones en las que ha manifestado: "Cometimos el error de vender un producto que no teníamos en la estantería, no tenemos dónde enchufarlo y el precio es carísimo. Nos equivocamos todos".

Desde el pasado mes de febrero, diversas instituciones aragonesas trabajamos de forma coordinada en el desarrollo del proyecto «Teruel X-Mobility», un proyecto que precisamente pretende facilitar el cambio social y tecnológico hacia las nuevas formas de movilidad. Dese aquel entonces, con la colaboración de Heraldo de Aragón, hemos intentado informar sobre los problemas que se nos vienen encima y sobre la oportunidad que tenemos para hacer las cosas bien aprovechando las excelentes características de la povinicia de Teruel.

Hoy, al hilo de las declaraciones realizadas desde la Dirección General de Tráfico, Heraldo de Aragón me ha permitido realizar una puesta al día de nuestras alertas y de nuestra invitación para adherirse al desarrollo de «Teruel X-Mobility».

Hace unos meses se publicó en «Tráfico y Seguridad Vial» nuestro artículo titulado «El difuso concepto de "causa" como impedimento para la prevención de accidentes de tráfico» (ISSN 1139-4447, Número 240, Año 2019).

En el artículo reflexionamos sobre lo lejos que queda la seguridad en el tráfico respecto de los niveles de seguridad alcanzados en los otros medios de transporte que, si algo tienen en común, es que todos ellos utilizan la «investigación de accidentes» como vía común para identificar «causas» y formular las recomendaciones oportunas que sirvan para evitar que los accidentes se repitan.

También recordamos que la seguridad vial se aparta de los criterios técnicos comunes utilizados en el transporte aéreo, ferroviario y marítimo, a la vez que realiza una anómala interpretación del concepto de «causa de los accidentes», algo que permite explicar por qué las líneas de actuación en materia de prevención de accidentes de tráfico son tan limitadas como poco efectivas.

Heraldo de Aragón ha tenido la amabilidad de publicar una adaptación de este artículo en su sección «El reflejo».

El texto puede leerse aquí («Teruel y la movilidad del futuro»).

No se debe nadar contra la corriente. Desgasta y puede convertirse en una labor infructuosa.

Planteé un proyecto ambicioso para el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza pero está claro que la mayoría de sus miembros desea seguir un camino distinto.

No voy a cambiar mi forma de pensar. Sigo creyendo en la transparencia, en el sometimiento de la Dirección al máximo control, en el fortalecimiento de la marca institucional, en su internacionalización, en los grandes proyectos transversales, en la colaboración con las empresas,... Ésta era la base de mis propuestas.

Podrán existir otras fórmulas de ponerse al servicio de la Sociedad y podré estar equivocado pero, hasta ahora, haber estado al frente de un centenar proyectos y contratos de I+D+i -con dimensión regional, nacional y europea- no ha servido para otra cosa que para reforzarme en mi idea.

Me lo recordaba un buen amigo. Con ganas y viendo camino... «¿Un paso atrás? ¡Ni para coger carrerilla!»