El verano me ha servido para reflexionar con calma y poder hablar con algunos compañeros sobre ello.

La cuestión es que, al final, he tomado la decisión de presentar mi candidatura a la dirección del instituto desde el que desarrollo mi trabajo, el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza, del que también fui miembro fundador. Me presento con ganas de trabajar y construir, siempre con aquél espíritu con el que nació el I3A el 14 de mayo de 2002 (cito la fecha porque no puedo olvidarla; a mi hija Marta se le ocurrió nacer ese mismo día).

Bueno, de momento no comento más. Hablaré de mis planes a partir del día de inicio de campaña electoral, el próximo 16 de septiembre.