Fue a finales del año 2006 cuando empecé a trabajar en la idea de crear un instituto aragonés de seguridad vial, contando, para ello, con la colaboración de distintas instituciones aragonesas. Desde hace años, los profesionales aragoneses vinculados a la seguridad vial consideran necesaria la creación de un órgano técnico y transversal que lleve a establecer un marco de trabajo riguroso orientado a la mejora de la seguridadvial de todos los ciudadanos, sea en su condición de conductor de automóvil, motociclista,ciclista o peatón, o incluso en la condición de usuario de cualquiera de las nuevas formas de movilidad que, más bien descontroladamente, están apareciendo en nuestras ciudades.

Los ciudadanos aragoneses presentaron su idea a El Justicia de Aragón, quien hizo valer la petición ciudadana ante quien era presidente del Gobierno de Aragón en el año 2008, D. Marcelino Iglesias. Por motivos que no vienen al caso, el Gobierno de Aragón no quiso desarrollar este proyecto que, poco a poco, fue perdiendo su fuerza.

Años después, a finales de 2015 y con otro Gobierno en la Diputación General de Aragón, retomé la idea de impulsar un instituto de seguridad vial para Aragón con la colaboración de El Justicia de Aragón.

En febrero de 2016 El Justicia de Aragón se volvió a reunir con las organizaciones aragonesas que demandaban la creación del instituto, pero esta vez fue la Dirección General de Tráfico la que -en un mal gesto que atentaba contra la voluntad de los ciudadanos aragoneses- presionó a El Justicia de Aragón para que el instituto de seguridad vial no fuera creado (en la fotografía inferior, reunión de El Justicia de Aragón, D. Fernando García Vicente, con agentes aragoneses solicitantes de un instituto de seguridad vial para Aragón).

Está prevista la reactivación dle proyecto después de las elecciones autonómicas de 2019.