Artículos destacados...
Juanjo Alba

Juanjo Alba

Miércoles, 15 Febrero 2017 22:06

Una fotografía

Me llega una fotografía -que recibo con mi mejor sentido del humor- cuyo origen creo necesario explicar.

Él es el director del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza. Da igual cómo se llame.

Él me arrebató 20 años de mi trabajo.

Él ordenó cambiar las cerrajas de mi lugar de trabajo para que yo no pudiera entrar.

Él fue quien me amenazó –por escrito- con actuar contra mi si yo persistía en mi empeño.

¿Y cuál era mi empeño? Simplemente quise despedir al marido de la exdirectora de la Dirección General de Tráfico porque yo estaba siendo testigo de cosas que pergeñaban ella y su marido y que a mi me parecían inaceptables legalmente y moralmente. Además, fui censurado, sufrí un intento de soborno, se falsificó mi firma en varias ocasiones (hecho constatado pericialmente),…

Denunciar todo eso me valió ser acosado y represaliado por el de la foto.

Lunes, 24 Octubre 2016 17:00

Reprobado por calumniador

El marido de la exdirectora de la Dirección General de Tráfico ha sido reprobado por el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Zaragoza. Se lo han dicho muy claro:

«... el Departamento de Ingeniería Mecánica lamenta y reprueba sus opiniones y comentarios, que no han hecho otra cosa que desprestigiar al Departamento al que Vd. estaba adscrito y con ello a nuestra Universidad, en la que Vd. sigue prestando sus servicios.»

De ella, poco hablaremos. Se tuvo que ir de su cargo. El plantemiento que le hicieron fue muy claro: «o dimites con agradecimiento del Gobierno el viernes, o se te destituye el sábado». María Seguí -que sabía que lo más grave aún no había saltado a los medios- eligió marcharse el pasado 22 de julio de 2016 para evitar que de ella se hiciera más leña en los días sucesivos. Pero los que la conocemos sabíamos que la «fiera» estaba ya herida días atrás y que rápidamente daría muestras de ello. Las llamadas que me aconsejaban prepararme para ser pasto de su ira se acrecentaban día a día y, en efecto, días antes de su forzada dimisión, cuando la «fiera» se veía ya abatida y abandonada, empezó a vomitar su veneno en forma de calumnias y mentiras que salíeron por su boca y por la de su devoto consorte.

Pero la pareja se excedió y las consecuencias llegaron también para el desposado.

Sábado, 13 Agosto 2016 09:37

La realidad de mi baja en el I3A

Cuenta la Universidad de Zaragoza en los medios de comunicación que causé baja voluntaria en el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza, del que fui miembro fundador. Se trata de una verdad intencionadamente contada a medias.

Y digo esto porque la Universidad de Zaragoza conoce toda la realidad de la motivación de mi solicitud de baja en el I3A y si solo cuenta una parte es porque voluntariamente no quiere contar el resto.

Así, la Universidad de Zaragoza solo hace referencia al documento formal de solicitud de baja que cursé, en el que precisamente no quise utilizar la palabra «voluntaria» ( pdf documento en «pdf» (582 KB) ), pero también es perfecta conocedora -y no dice nada- de que la realidad es que me tuve que marchar del I3A porque me sentí acosado, intimidado y humillado por el actual director del I3A, Juan Ignacio Garcés.

El detonante fue un hecho muy concreto. Simplemente denuncié las, para mi, muy reprobables acciones realizadas en la Universidad de Zaragoza por Francisco López Valdés y su esposa, la ya cesada directora de la DGT, María Seguí Gómez, precisamente como consecuecia de estas acciones.

Martes, 28 Junio 2016 16:55

Cartas a un rector

Al final de esta página reproduzco parte de dos cartas remitidas al rectorado de la Universidad de Zaragoza desde, respectivamente, Suecia y Alemania. Ambas presentan sorprendentes coincidencias en sus encabezados y fueron firmadas por dos oscuros personajes.

Una de las cartas la escribió un tal Ola Boström, de la empresa sueca AutolivBoström, amigo íntimo de la directora de la DGT, me tachó de incapaz y dijo que no podía permitirse que yo comprometiera el nombre de su empresa, pidiendo al rector que se me apartara de mis responsabilidades.

La otra carta la escribió Bernd LorenzDirector de Seguridad Pasiva de Vehículos y Biomecánica del instituto alemán BAStTambién es secretario general del EEVC (European Enhanced Vehicle-Safety Committee), con miembros de Inrets, Tno, Idiada, Fiat, Autoliv,... Este personaje escribió en favor del marido de la directora de la DGT, contando cosas que evidenciaban que no tenía ni idea de lo que hablaba.

Te sugiero que eches un vistazo a las partes que reproduzco de esas cartas porque te quedarás impresionado de lo que algunos son capaces de hacer.

Miércoles, 16 Marzo 2016 06:06

Y ella, ¿qué hacía allí?

Me pregunta un amigo en Twitter «¿Qué muestra el vídeo?», refiriéndose a ese «gif» animado en el que aparece la directora de la Dirección General de Tráfico -en chanclas y junto al cubo al que nadie debía acercarse- en unas instalaciones de la Universidad de Zaragoza mientras realizábamos un ensayo con un cadáver.

La señora en cuestión ha tenido la desfachatez de decir que la inivitamos a estar allí. Nada más lejos de la realidad. Es radicalmente falso. Estábamos trabajando en nuestro ensayo con un cadáver humano, el primero que realizábamos de esas características. Era bien entrada la noche cuando, de repente, sonó el timbre de nuestro edificio. No esperábamos a nadie y no tenía ningún sentido que alguien viniera a visitarnos a esas horas, por lo que nos inquietamos un poco.

Pero la voz del marido rompìó el silencio que se había hecho:

- Je, je. Es María. Ha llegado un poco antes de lo previsto. ¿Le digo que pase?

Debo felicitar a la gente de Interviú por el buen trabajo realizado con el reportaje «Los otros muertos de la DGT», un trabajo serio y muy riguroso.

Sin embargo, el tratamiento que ha dado la Universidad de Zaragoza a este asunto, es de poca altura. ¡Qué daño hacen a la institución determinados personajes grises que campan por nuestro rectorado y por nuestros institutos! Y todo por blindar al marido de un alto cargo político -de la directora de la DGT- a costa de no respetar voluntades de donantes, de cargarse mi trabajo de muchos años, de perder inversiones únicas en Europa y de otras muchas barbaridades.

De hecho, alguien, el director del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (que no deja su cargo porque nadie tiene el valor de presentarse para sustituirle y tener que lidiar con el marrón que va a dejar) será recordado por destrozar lo que otros construyeron con gran esfuerzo... pero ya se sabe que el que nunca ha construido nada en su vida sí que es, sin embargo, capaz de destruir con gran alegría.

Viernes, 19 Junio 2015 20:47

Con otra perspectiva

Pasa el tiempo y, desde la distancia física y la frialdad emocional, las cosas pueden verse con múltiples perspectivas.

Alguien –en una conversación- ha sacado a relucir el nombre del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza. Cada vez que eso ocurre, acuden a mi mente dos recuerdos que originan sentimientos diametralmente opuestos. Por un lado, la nostalgia del proceso de fundación del I3A y la ilusión que todos pusimos en construir algo que iba a ser beneficioso para todos su miembros. Por otro lado, la rabia de tener que dejar ese instituto bajo la errática dirección de quien llegó al cargo de forma accidental y fue capaz de dilapidar –como consecuencia de sus temerarias decisiones- el magnífico legado recibido de sus predecesores.

En lo que a mí respecta, las decisiones del actual director del I3A fueron la expresión de su más absoluto desprecio a todos mis años de trabajo y esfuerzo, siempre intentando fortalecer la imagen del Instituto. Es obvio que nunca recomendaré a nadie que ceda ni imagen ni frutos de su trabajo como yo lo hice, confiando como un pardillo en que todas las personas son buenas.

Lo del bombero “Superman” ha llegado a todos los rincones de España. Y también han llegado las noticias que nos narran el enfado de la Sra. Directora de la DGT: «reir esas gracias no nos ayuda en absoluto»«las tonterías no caben en la carretera» (El País,  http://bit.ly/1bDd5cd). Esta última es una frase muy sensata, pero hay lecciones de sensatez que chirrían según quien las imparte.

Página 1 de 4

Compartir