Martes, 28 Junio 2016 16:55

Cartas a un rector Destacado

Escrito por

Al final de esta página reproduzco parte de dos cartas remitidas al rectorado de la Universidad de Zaragoza desde, respectivamente, Suecia y Alemania. Ambas presentan sorprendentes coincidencias en sus encabezados y fueron firmadas por dos oscuros personajes.

Una de las cartas la escribió un tal Ola Boström, de la empresa sueca AutolivBoström, amigo íntimo de la directora de la DGT, me tachó de incapaz y dijo que no podía permitirse que yo comprometiera el nombre de su empresa, pidiendo al rector que se me apartara de mis responsabilidades.

La otra carta la escribió Bernd LorenzDirector de Seguridad Pasiva de Vehículos y Biomecánica del instituto alemán BAStTambién es secretario general del EEVC (European Enhanced Vehicle-Safety Committee), con miembros de Inrets, Tno, Idiada, Fiat, Autoliv,... Este personaje escribió en favor del marido de la directora de la DGT, contando cosas que evidenciaban que no tenía ni idea de lo que hablaba.

Te sugiero que eches un vistazo a las partes que reproduzco de esas cartas porque te quedarás impresionado de lo que algunos son capaces de hacer.

Como ya sabrás, quise despedir al marido de la directora de la DGT por su incompetencia y por algunas de sus prácticas que a mi me parecían ilegales y corruptas. El personaje en cuestión, al que di mi confianza para coordinar la preparación de una propuesta de proyecto europeo (fui tonto, lo sé), desoyó todas las indicaciones que le dimos quienes teníamos experiencia en preparar este tipo de propuestas (él no había coordinado ni un solo proyecto hasta la fecha), se vino arriba y comenzó a ofrecer cosas que no podíamos hacer (por nuestras propias limitaciones técnicas), además de ofertar el trabajo realizado por la Universidad de Zaragoza a un precio por debajo de coste real. Bueno, en resumen, consiguió hacer lo que se llama una «oferta temeraria».

Confiamos en que el proyecto no fuera concedido, lo que solucionaría el lío en el que nos había metido, pero resultó ser que Bruselas aprobó la propuesta. Mi criterio y el de los técnicos en gestión de proyectos de la Universidad de Zaragoza fue sugerir al rectorado que nos retiráramos del proyecto.

La Universidad de Zaragoza, viendo con toda claridad lo temerario de la propuesta aceptó la sugerencia de retirarse del llamado proyecto «SENIORS».

Pero a partir de ese momento, dos personas se movilizaron para intentar paralizar la decisión de la Universidad de Zargoza: el marido de la directora de la DGT (a fin de cuentas, era el padre intelectual de la oferta temeraria) y el otro, cómo no, el director del I3A Ignacio Garcés, al que me ofrecí -como evaluador de proyectos europeos- para explicarle por qué era una chapuza esa propuesta, ofrecimiento que por supuesto él ignoró.

Acto seguido y casi de forma simultánea, llegaron dos ofensivas cartas escritas solo parra insultarme y desacreditarme. Los encabezados, pese a estar las cartas firmadas por un sueco y por un alemán, presentan una perfecta colocación de tildes, además de presentar también íntegra coincidenia en el texto (impresionante lo del idéntico «subject»). Ola Boström y Bernd Lorenz, con su forma de ser y actuar, se suman a las bajezas del marido de la directora de la DGT y del director del I3A dañando el trabajo del resto de los socios del proyecto «SENIORS» (Fiat Chrysler Automobiles, Ford, Humanetics, Applus Idiada, LMU y TRL).

Las preguntas que quedan en el aire son: ¿escribieron realmente las cartas estas personas? ¿las escribiría alguien por ellos?

Ola Boström
Senior Director en Autoliv Research y profesor asociado en la Universidad de Chalmers
Suecia

Encabezamiento de la carta remitida por Ola Boström al rector de la Universidad de Zaragoza, fechada el 2 de febrero de 2015

Cierre de la carta

Bernd Lorenz
Director de Seguridad Pasiva
de Vehículos y Biomecánica
Federal Highway Research Institute
(BASt) y Secretario General del EEVC
Alemania

 

Encabezamiento de la carta remitida por Bernd Lorenz al rector de la Universidad de Zaragoza, fechada el 30 de enero de 2015

Cierre de la carta

 

Compartir